Cordillera con Nieve … ¡y un Ave!

31 08 2014

Llevo algunos meses viviendo en departamento nuevo (no realmente “nuevo”, pero se entiende) y a junto con todas las ventajas, gané una vista algo más directa de la Cordillera de Los Andes. Suena algo medianamente obvio para quienes vivimos en las comunas más cercanas a la Cordillera en Santiago, pero dada la enorme cantidad de edificios hoy en día, que se tapan la vista unos a otros, esa perspectiva se ha ido perdiendo.

No es que ahora tenga un anfiteatro mostrando las montañas en su esplendor, pero al menos tengo un ángulo entre los edificios cercanos que me da una ventana a las cumbres más cercanas.

Fue así, que aprovechando una fresca capa de nieve de las precipitaciones de esta mañana, me armé con la cámara y un telefoto a captar algo de esta escena.

Cordillera de Los Andes con Nieve

Cordillera de Los Andes con Nieve

Lo potente que tiene el telefoto de 300mm que utilicé, es precisamente que al tener la capacidad de encuadrar una porción reducida de la sobrecogedora estampa de la montaña, permite jugar con diferentes composiciones, que dada la condición casi monocromática de la combinación de nieve y roca, se reduce a líneas diagonales y contrastes.

Cordillera de Los Andes Nevada

Cordillera de Los Andes Nevada

Acercamiento de Ave en Vuelo

Acercamiento de Ave en Vuelo

Esta segunda imagen, logrando aún mayor potencia en la combinación de diagonales, me reservaba una sorpresa para cuando la abrí y revisé en detalle en el computador. En una de las esquinas superiores, lo que asumo es un condor (¿o un aguiliucho?) resaltó sobre las nubes del fondo. Sin duda, de haber visto el ave con anticipación habría intentado incorporarla conscientemente en el encuadre, pero creo que la suerte jugó a favor en este caso, ya que no volví a encontrar su silueta en otra de las tomas que hice, pero que en ésta logra dar ese pequeño, pero significativo toque de naturaleza salvaje a una imagen que ya propone la potencia inherente de la Cordillera de Los Andes.

Cordillera de Los Andes. Una vista más amplia.

Cordillera de Los Andes. Una vista más amplia.

Anuncios




Golondrinas en Vuelo

7 07 2014

Lograr buenas tomas de aves en vuelo es algo que requiere mucha, mucha, mucha práctica, técnica, y paciencia. Ninguna de ellas la he explotado lo suficiente como para poder declararme experto en esto, pero al menos en esta ocasión el resultado me resultó muy atractivo. Como aclaración, esta imagen está compuesta de 5 fotos individuales de golondrinas en vuelo que logré en Enero 2014 en las cercanías de Talca. La luz de finales de la tarde ofreció la oportunidad única de capturar estas tomas individuales, que finalmente, decidí componer conjuntamente para esta imagen.

Sin duda, algunos de los visitantes podrán estar en desacuerdo con la manipulación digital para esta composición, pero creo que al no alterar ninguna de las tomas individuales, esta conjunción logra contar una parte de la historia que la gran mayoría vemos en los meses estivales en diferentes partes de Chile. Ojalá les guste.

(Y los invito a ver la versión horizontal de ésta imagen.)

Golondrinas en Vuelo

Golondrinas en Vuelo





Una Sesión de Fotos con Hedwig

14 04 2014

¿Quién es Hedwig?

Una lechuza blanca. Obvio.

Imagen

 Aquellos que están familiarizados con la serie de Harry Potter, conocen a Hedwig como su lechuza, pero en la vida real, Hedwig existe en un centro de rehabilitación y adiestramiento de aves rapaces ubicado en las afueras de Santiago.

Este centro ha logrado mantener en excelentes condiciones a una serie de rapaces de diversas especies, adiestrándolas para participar en diversas actividades agrícolas e industriales. Por ejemplo, espantando palomas de industrias y aeropuertos, disminuyendo incidentes de diverso calibre. Más interesante es que Hedwig, al igual que otras aves del centro, llegó luego de haber sido maltratada por personas. Afortunadamente, su condición fue completamente recuperable y así, se encuentra totalmente sana hoy.

Imagen

La lechuza estrella que pude conocer en mi visita el 2012, fue bautizada pintorescamente con el nombre de la lechuza de Harry Potter y resultó ser una de las aves más apreciadas por uno de los jóvenes instructores, miembro de la familia que tiene a cargo este centro. En la visita que tuve en esa oportunidad, Hedwig posó para los varios fotógrafos presentes esa tarde, ofreciéndonos diferentes ángulos, poses, e incluso expresiones corporales, para capturar con nuestras cámaras.

Como fotógrafo, lo interesante fue poder aprovechar la docilidad de Hedwig para hacerle diversos retratos y también aprovechar de fotografiarla en vuelo. Aunque esto puede sonar fácil, la verdad es que igualmente planteó varios desafíos fotográficos que resumo a continuación.

Retratos

Imagen

Al momento de hacer los retratos de Hedwig aparecen varias preguntas relacionadas con la composición. ¿Qué fondo elijo? ¿De frente o perfil? ¿Si es perfil, de lado izquierdo o derecho?

Podrían parecer preguntas irrelevantes, pero las fotografías resultantes realmente expresan elementos diferentes en cada combinación.

Primero, el fondo. Las alternativas elegidas fueron dos: usar el cielo de fondo, o usar los árboles que estaban a distancia. La primera alternativa muestra fotos más limpias, aprovechando un cielo totalmente despejado.

Imagen

Pero usar el fondo verde de árboles le da un estilo diferente a la foto.

Imagen

Elegir el perfil izquierdo, el derecho, o de frente, son alternativas que dependen de la dirección de la luz. En general, viniendo la luz de la izquierda, preferí privilegiar este ángulo para destacar el ojo del ave, en especial considerando que su ojo es oscuro, rodeado por plumas oscuras también. En la siguiente foto se ve que uno de los ojos queda bien iluminado, mientras que el otro queda más oscuro.

Imagen

Hedwig en Vuelo

Las fotos en vuelo fueron otro desafío, aún mayor. Aunque se trate de un ave adiestrada, que respondía a órdenes de su entrenador, lograr el foco y la pose adecuada de las alas también resultó un desafío. Ráfagas de fotos con el ave en movimiento y modo de autofoco contínuo fueron la forma de enfrentar este desafío, previa elección de una apertura en F5.6 o F8.

Imagen

 

Incluso, como se ve en la siguiente foto, lograr el encuadre perfecto no fue trivial. En esta foto, apenas una pequeña punta del ala derecha quedó cortada, lo cual se puede resolver con algo de facilidad en edición digital, pero quise dejarla tal cual para mostrar este tipo de fotografías.

Imagen

Imagen

 

La Pose Final

El resultado de la jornada me agradó mucho. No sólo con Hedwig, sino también con otras aves, como Aguilucho, Peuco, Chuncho,  Halcón Peregrino Pálido, entre otras. Fue una oportunidad extraordinaria al participar en este taller organizado por NatPhoto, en el que tuvimos esta experiencia directa con aves que había visto y fotografiando en condiciones mucho más limitadas.

Por ello, una foto con Hedwig fue el toque final ideal.

Imagen

 





El Hatch de la Tarde / Evening Hatch

25 11 2011

¿Qué diantres es un “hatch”?

Para los mosqueros, el término inglés “hatch” resulta familiar, al igual que su traducción al castellano: “eclosión”. Para el resto, les cuento: Una eclosión o hatch es el proceso en el cual un insecto cambia de estadio, es decir, pasa de ninfa a adulto o de larva a otro. El clásico caso es el de la mariposa que se envuelve en un capullo para salir como una hermoso insecto alado.

En el contexto de los insectos con desarrollo acuático, la eclosión implica movimientos masivos de insectos, que se desplazan por el agua en grandes números. Ya sea que salen del fondo y suben a la superficie, o nadan por el agua para acercarse a la orilla, es éste el momento en que se encuentran más vulnerables y abundantes para ser engullidos por los peces. Por supuesto, los peces, en este caso, las truchas, lo tienen clarísimo, por lo que aprovechan estas instancias para alimentarse intensamente.

Reitero, los mosqueros conocemos este concepto y lo hemos aprovechado para tener mejores condiciones de pesca.

El Hatch de la Tarde

Las eclosiones ocurren en diferentes momentos del día, pero se da en nuestra Patagonia, que gran parte de las eclosiones ocurren cuando la luz comienza a irse. Esa última hora de luz parece gatillar este accionar colectivo de diferentes especies de insectos cada día, que se sincronizan para eclosionar simultáneamente. En mi experiencia, durante los meses de la temporada de pesca, esto ocurre con una frecuencia interesantísima a orillas del Río Baker, donde periódicamente desarrollamos el Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, junto al Patagonia Baker Lodge. De hecho, el hatch es uno de los conceptos que abordamos como parte del curso y de la experiencia de pesca, de modo de perfeccionar las técnicas de selección y presentación de moscas para lograr enfrentar cada eclosión de la mejor manera posible.

Pescador exitoso en el hatch de la tarde del Baker

Pescador exitoso en el hatch al anochecer, en el Río Baker

Fotografiando el Hatch

Pero un desafío paralelo en esta experiencia es lograr fotografiar el hatch. La escena es la siguiente: la luz del sol ya no cae directo, dejando toda la cuenca del río en sombras, y a medida que avanza la hora, aumenta la intensidad de la eclosión, pero disminuye la luz. Fotografiar estos pequeños insectos alados, que no son más grandes que una uña y se mueven incesantemente, con la luz en disminución, hace que intentar capturarlos con una cámara simple y en automático, sea un ejercicio destinado al fracaso.

Lograr obtener una foto de este proceso es el verdadero desafío fotográfico, pero dado que ya me he enfrentado a él en varias ocasiones, les comparto mi fórmula de éxito, acompañando, por supuesto, una foto que ejemplifica este resultado.

Eclosión de Mayflies en el Baker

Eclosión de Mayflies en el Baker

La Fotografía

La luz ya es poca. A la vez, se necesita capturar los insectos en vuelo, lo cual implica una velocidad de obturación relativamente rápida. A su vez, siendo insectos tan pequeños, elegí una profundidad de campo tal que permitió distinguirlos del fondo fuera de foco. Finalmente, para componer, elegí un fondo distinguible, pero suficientemente opaco y uniforme, para evitar confundir estos insectos.

  • ISO 800, 1/150seg, f/5.6. Subir la sensibilidad (ISO) fue clave para lograr congelar la imagen de los insectos, a la vez que configuré la cámara para una máxima reducción de ruido.
  • 200mm, a mano alzada.




Creando una fotografía en terreno

2 12 2010

Soy de la generación de fotógrafos que se inició utilizando película. Mi elección fundamental en esos años, Fuji, particularmente Velvia y Provia. Esa experiencia inicial me permitió reconocer la vital necesidad de lograr capturar las fotografías bien y no depender de posibles arreglos en Photoshop. Esta filosofía la sigo aplicando, incluso habiendo adoptado la fotografía digital hace ya 6 años.

En el reciente Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía realizado en la zona de Río Baker me dio una oportunidad de mezclar una serie de elementos para lograr una fotografía que pude visualizar mucho antes de hacerla.

Visualizando la Fotografía

Llevo varios años haciendo fotos de pesca y de paisajes en este trecho de no más de 500 metros del Río Baker. Me encanta. Siempre logra inspirarme y sorprenderme. Y esta ocasión no fue la excepción. Este final de jornada nos encontró al terminar la semana del Workshop. Justo frente al Patagonia Baker Lodge, estas islas de piedras ofrecen parte de la pesca más técnica y entretenida del río.

Luego de un buen rato de pesca, me armé con el trípode y la cámara, sabiendo que quedaban las horas finales de iluminación directa de este valle. Las montañas comenzaría de a poco a tomar ese tono naranjo y el cielo se iría oscureciendo lentamente. Livio, nuestro incansable y excelente guía, vio la oportunidad de pedirme la caña y probar por su cuenta. Sin duda, estos recodos del Baker son difíciles de resistir.

Me ubiqué de forma de incluir al guía en el recuadro y también darle protagonismo a las cumbres del Cordón Contreras, en el fondo. En esta siguiente foto me preocupe de utilizar un telefoto mediano (85mm) para lograr acercar esas llamativas montañas a la figura del pescador solitario en medio del río. Aprovechando la firmeza del trípode, pude bajar la velocidad a 1/15 seg, con ISO 200, de modo de lograr una foto lo más pulcra posible.

Pescador rodeado por el mágico entorno del Valle de Río Baker - Foto RodrigoSandoval.com

IS0 200, 1/15seg, 85mm en F18. Una combinación que me permitió lograr una profundidad de campo amplia (F18) para mantener todo enfocado y a la vez un leve toque de suavidad en las movidas aguas del río.

Pero ese fue el momento en que visualicé una alternativa aún más llamativa. ¿Qué tal si armaba una fotografía en la cual se incluyeran los mismos elementos: el río, el pescador, las montañas … pero con aguas totalmente suavizadas? Me gustaba la idea mientras la iba pensando y me bastó una fracción de segundo para tener una idea mental de lo que quería lograr con esa foto.

Preparando la Fotografía

Hasta el momento, Livio, el guía, había seguido su propio ritmo, totalmente ajeno a mi proceso fotográfico, pero para esta idea tendría que pedirle algo cooperación como modelo.

Cámara armada para la fotografía del pescador en el Río Baker al atardecer.

Cámara armada para la fotografía del pescador en el Río Baker al atardecer. Un detalle interesante del efecto del filtro GND se aprecia al comparar la escena capturada en esta foto, con la escena capturada en el visor LCD de la cámara, ya que en este último se logra apreciar el color perfecto de las montañas, cosa que no se logra en esta fotografía al natural, precisamente por la gran diferencia de luz entre las partes de la escena. Esta fotografía la tomé con mi cámara pocket waterproof, cuando tomé la foto que se ve arriba.

El primer desafío era lograr suavizar las aguas. Esta idea ya la había enfrentado varias veces, una de ellas hace algunos meses en el Lago Conguillío, y tenía una idea bastante clara y certera de la técnica y equipo que requería para lograrla. El grado de dificultad nuevo era tener que armar todo esto en medio del río, con una corriente que si bien no era tremenda, igualmente amenazaba con tumbar la cámara y el trípode si cometía el error de no afirmarla bien en el fondo de rocas.

Lograr suavizar el agua implica disminuir la velocidad de obturación, acercándome a un segundo. 1/15 de segundo, como en la foto anterior, no era suficiente para lograr el efecto y difícilmente podría procesar la foto en el computador para lograr un efecto creíble. La alternativa era evidente: lograr disminuir la luz de modo que requiriera al menos 1/2 segundo de exposición, y ojalá más. Para ello, tengo dos filtros que son una tremenda herramienta.

1. Un filtro GND hard-edge

También hablé de este filtro hace un tiempo en mi blog, y dado que ya estaba utilizando el filtro para compensar la diferencia de luz entre las montañas del fondo y el valle del río en primer plano, este filtro ya estaba considerado y así lo mantuve.

2. Un filtro de Densidad Neutra

Este filtro es muy simple: oscurece la escena en 2 stops. Es un filtro sin color, gris podría decirse, que no altera los colores de la escena, pero que simplemente bloquea parte de la luz que entra por el lente. Al sumar este filtro al GND 3stops hard-edge, gracias al porta filtro de Serie P, de Cokin, logré disminuir notoriamente la luz. A eso le sume bajar la sensibilidad de la cámara a ISO 100.

Teniendo todo esto armado, vino la decisión de composición. ¿Cómo armar esta nueva fotografía?

Decidí cambiar de enfoque y en lugar de buscar balancear entre el pescador, el río y las montañas, decidí darle mucho mayor protagonismo al río y al pescador, aún incluyendo las montañas en el fondo. Esto implicó inmediatamente un cambio en el zoom, bajando desde 85 a 18 mm.

Cuando se usa un angular, y aún más cuando se quiere dejar más protagónico al pescador, hay que acercarse. Mucho. Así que me moví con cámara y trípode con mucho cuidado, caminando por el río y evitando a toda costa un tropiezo.

También le avisé a Livio que le pediría quedarse quieto. “Cuando te diga 1, 2, 3 … es ‘momia es’, ¿estamos?”.

Armé la composición y medí la luz con las nuevas condiciones de exposición en la cámara. Tiempo de exposición requerido: 0.62 segundos. ¡Excelente! El agua saldría suavizada, tal como quería.

Haciendo la Fotografía

Paso final: apretar el obturador. ¿Suena fácil? No tanto. Si bien había preparado varios aspectos de la foto, aún me faltaban pequeños detalles que fui afinando con las primeras tres o cuatro fotos de prueba. Primero, al acercarme al pescador, el filtro GND hard-edge alcanzaba a oscurecer su cabeza, por lo que tuve que reposicionarme para evitar ese efecto, pero finalmente el mejor cambio fue pedirle al pescador que se agachara levemente para la foto.

La primera de esas fotos finales que hice salió muy bien, con un pequeño detalle. Dado el tiempo de exposición y la caña calzando en la misma línea de la dirección del agua, terminó por desaparecer. Es decir, el pescador estaba en posición acechadora, pero no tenía más que un mango de caña en la mano.

Cambio de ángulo y cuando el modelo se enderezó levemente acercándose a la cámara, aproveché de sumar el flash de relleno de la cámara.

El nuevo intentó logró lo que esperaba.

Pescador en el Río Baker al final del día

Pescador en el Río Baker al final del día. 0.62 seg en F22. 18 mm y trípode.





Carpinterito y Photoshop

27 07 2010

Hace unas semanas anduve recorriendo un sector precordillerano de Santiago en busca de oportunidades fotográficas. En pleno invierno, las aves no están en su mayor abundancia, por lo que cualquier ejemplar dispuesto a cooperar es muy bienvenido. Esa mañana, el viento fue el ausente, lo cual me ayudó a aguzar el oído e ir ubicando diferentes aves en mi recorrido. A media mañana, el golpeteo de un carpintero en un árbol se hizo evidente. Dado que la cantidad de árboles con troncos o ramas lo suficientemente gruesos para lograr la resonancia del golpeteo eran pocos, me fue relativamente fácil ubicar a este hermoso Carpinterito (Venilornis lignarius).

Foto de un Carpinterito (Picoides lignarius).

Esta foto, sin procesamiento digital, logra mostrar el Carpinterito en toda su expresión, aunque lamentablemente el ave se encuentra mirando lejos de la cámara. Una foto de perfil directo o de frente son las alternativas ideales para la fotografía de aves. Por otro lado, la cantidad de pequeñas ramas que distraen en esta fotografía, así como algunos otros detalles menores, invitan a un procesamiento digital.

Lograr fotografiarlo en un retrato más íntimo no resultó tan fácil. Siendo muy tímidos, es común que el ave se vaya moviendo constántemente, tratando de continuar su golpeteo por el lado contrario de la rama, lo que finalmente se traduce en que es relativamente difícil tenerlo lo suficientemente quieto y enfocado para poder hacer una foto adecuada. Manejar el fondo, evitar las ramas inmediatas, se vuelve un desafío casi titánico cuando se sabe que en cualquier momento se supera la tolerancia del carpintero y éste se echará a volar.

Esta vez no fue la excepción y sólo me regaló un par de minutos antes de echarse a volar, lapso en el cual se movió entre ramas y me costó mucho lograr tenerlo en foco. Finalmente, luego de unos 10 disparos, de los cuales sólo 3 lograron producir fotos con el ave en foco, apenas 1 de ellas mostró al carpinterito en cuerpo completo. Aún así, no es una foto excelente, ni menos, perfecta, pero fue la mejor que he logrado de esta pequeña ave. Esta única foto sin procesar se ve a aquí arriba.

Procesamiento Digital de la Foto

La foto original presenta varias distracciones y posibles defectos, muy fáciles de corregir con photoshop, que fue lo que hice. Aquí una lista de las correcciones:

  •  Rotación de unos 15 grados a la derecha, para enderezar un poco la figura del ave. La foto fue tomada desde más abajo, lo que provocó la sensación de ave inclinada.
  • Recorte a formato vertical, de modo de acentuar que el sujeto, el ave ahora más derecha, es el centro de la fotografía.
  • Eliminación de ramas fuera de foco que qudaron dentro del recorte.
  • Eliminación de pequeñas ramas que se asoman por abajo de la rama de apoyo del ave y sobre la caeza de ésta también.
  • Corrección de iluminación (niveles) y aumento de la intensidad de colores en un 9%.

A continuación, el resultado de este procesamiento digital.

Un Carpinterito macho fotografiado en la precordillera de Santiago, Chile
Carpinterito Macho (Veniliornis lignarius), fotografiado en la precordillera de Santiago de Chile, y procesado con Photoshop para eliminar elementos distractores de la composición.

 Datos de la fotografía:

  • Fecha: 10 Junio 2010, 10:02 AM
  • Cámara Nikon D90, Lente 75-300, ocupado en 300 mm.
  • Obturación: f/8 – 1/400 seg
  • ISO 200
  • Sin trípode.

¿Qué le falta a la foto?

Sigue sin ser una excelente foto de esta ave. A mi juicio personal, las falencias que esta fotografía se concentran en tres elementos. Primero, la posición del ave con respecto a la cámara: hubiese sido ideal que el ave estuviese totalmente de lado, o bien mirando levemente la cámara. Por el contrario, el ave mira hacia otro punto.

Segundo, la luz es muy dura. Siendo media mañana, el sol iluminaba con intensidad y eso provoca inmediatamente diversas pequeñas sombras, como la garra trasera de su pata izquierda, la parte inferior del cuerpo y las plumas de la nuca, que aparecen totalmente en negro. Dada la distancia, la luminosidad de estas partes podría haberse resuelto con un flash de relleno, pero por el apuro en lograr una primera foto (que terminó siendo casi la única buena), no abrí el flash de la cámara.

Tercero, a pesar de mis precauciones, le falta foco y precisión al ave completa. Es cosa de ver las plumas. Ya sea porque no logré enfocar el ave a la perfección, o porque el ave, al estar ubicada en ángulo hacia la cámara, no logra un foco preciso en todo su cuerpo, o finalmente, porque al ser una foto sin trípode, derechamente incluí algo de movimiento al apretar el disparador.

Podría haber sido mejor. Ojalá la próxima oportunidad el ave me dé algo más de tiempo para ubicarme con comodidad y una posición en que me permita ubicar el trípode para poder disparar con mayor tranquilidad. Por ahora, nada que quejarme respecto a la experiencia, fue muy entretenida de todoas maneras y siempre alegra el día encontrarse con un Carpinterito.