Una Sesión de Fotos con Hedwig

14 04 2014

¿Quién es Hedwig?

Una lechuza blanca. Obvio.

Imagen

 Aquellos que están familiarizados con la serie de Harry Potter, conocen a Hedwig como su lechuza, pero en la vida real, Hedwig existe en un centro de rehabilitación y adiestramiento de aves rapaces ubicado en las afueras de Santiago.

Este centro ha logrado mantener en excelentes condiciones a una serie de rapaces de diversas especies, adiestrándolas para participar en diversas actividades agrícolas e industriales. Por ejemplo, espantando palomas de industrias y aeropuertos, disminuyendo incidentes de diverso calibre. Más interesante es que Hedwig, al igual que otras aves del centro, llegó luego de haber sido maltratada por personas. Afortunadamente, su condición fue completamente recuperable y así, se encuentra totalmente sana hoy.

Imagen

La lechuza estrella que pude conocer en mi visita el 2012, fue bautizada pintorescamente con el nombre de la lechuza de Harry Potter y resultó ser una de las aves más apreciadas por uno de los jóvenes instructores, miembro de la familia que tiene a cargo este centro. En la visita que tuve en esa oportunidad, Hedwig posó para los varios fotógrafos presentes esa tarde, ofreciéndonos diferentes ángulos, poses, e incluso expresiones corporales, para capturar con nuestras cámaras.

Como fotógrafo, lo interesante fue poder aprovechar la docilidad de Hedwig para hacerle diversos retratos y también aprovechar de fotografiarla en vuelo. Aunque esto puede sonar fácil, la verdad es que igualmente planteó varios desafíos fotográficos que resumo a continuación.

Retratos

Imagen

Al momento de hacer los retratos de Hedwig aparecen varias preguntas relacionadas con la composición. ¿Qué fondo elijo? ¿De frente o perfil? ¿Si es perfil, de lado izquierdo o derecho?

Podrían parecer preguntas irrelevantes, pero las fotografías resultantes realmente expresan elementos diferentes en cada combinación.

Primero, el fondo. Las alternativas elegidas fueron dos: usar el cielo de fondo, o usar los árboles que estaban a distancia. La primera alternativa muestra fotos más limpias, aprovechando un cielo totalmente despejado.

Imagen

Pero usar el fondo verde de árboles le da un estilo diferente a la foto.

Imagen

Elegir el perfil izquierdo, el derecho, o de frente, son alternativas que dependen de la dirección de la luz. En general, viniendo la luz de la izquierda, preferí privilegiar este ángulo para destacar el ojo del ave, en especial considerando que su ojo es oscuro, rodeado por plumas oscuras también. En la siguiente foto se ve que uno de los ojos queda bien iluminado, mientras que el otro queda más oscuro.

Imagen

Hedwig en Vuelo

Las fotos en vuelo fueron otro desafío, aún mayor. Aunque se trate de un ave adiestrada, que respondía a órdenes de su entrenador, lograr el foco y la pose adecuada de las alas también resultó un desafío. Ráfagas de fotos con el ave en movimiento y modo de autofoco contínuo fueron la forma de enfrentar este desafío, previa elección de una apertura en F5.6 o F8.

Imagen

 

Incluso, como se ve en la siguiente foto, lograr el encuadre perfecto no fue trivial. En esta foto, apenas una pequeña punta del ala derecha quedó cortada, lo cual se puede resolver con algo de facilidad en edición digital, pero quise dejarla tal cual para mostrar este tipo de fotografías.

Imagen

Imagen

 

La Pose Final

El resultado de la jornada me agradó mucho. No sólo con Hedwig, sino también con otras aves, como Aguilucho, Peuco, Chuncho,  Halcón Peregrino Pálido, entre otras. Fue una oportunidad extraordinaria al participar en este taller organizado por NatPhoto, en el que tuvimos esta experiencia directa con aves que había visto y fotografiando en condiciones mucho más limitadas.

Por ello, una foto con Hedwig fue el toque final ideal.

Imagen