Cover Story en Patagon Journal

30 12 2012
Portada de la edición "Verano Austral 2012/2013" de Patagon Journal

Portada de la edición “Verano Austral 2012/2013” de Patagon Journal

En esta era digital, he visto que es cada vez más difícil lograr que una publicación – como una revista – logre masificarse. Pero hace un tiempo, cuando supe de Patagon Journal, dirigida por su editor, Jimmy Langman, me pareció que era una renovación del concepto y una extraordinaria oportunidad de dar a conocer la Patagonia al mundo, con un enfoque periodístico.

En esta ocasión – la edición “Verano Austral 2012/2013” – tengo el orgullo de aportar con la historia principal, titulada “Patagonia Trophy Trout” (Las Truchas Trofeo de la Patagonia). La idea aquí fue presentar la Patagonia como el lugar donde las reales oportunidades de capturar una gran trucha se manifiestan en diferentes lugares, pero que tampoco es una situación de “llegar y llevar”, sino que requiere preparación, equipo, técnicas, y algo de suerte.

Por supuesto, comenzar la nota con una tremenda foto de un truchón en las manos de mi buen amigo Franco Lama, a doble cara, es una invitación atractiva a leer el resto del texto. Una excelente idea de los diseñadores, así como valoro la elección de fotografías finalmente incluidas, dentro de las casi 30 imágenes que envié junto al texto.

En estas fotos, como me ocurre muchas veces, son mis buenos amigos y compañeros de pesca los principales protagonistas. Por ello, me pareció que ésta es una extraordinaria oportunidad para mostrar tres de estas fotos, la de portada, la de entrada del reportaje, y una de las destacadas a página completa.

blog-patjournal01

____________________________________________________________

Foto de Portada

“Carlos Correa pescando una castorera en el Valle del Río Rasmussen, en Tierra del Fuego”.

blog-patjournal02

Esta es una foto de uno de los rincones más australes de la Patagonia de grandes truchas. Es una de las famosas castoreras de Tierra del Fuego, donde junto a unos buenos amigos, hemos probado suerte con nuestras moscas. Esta fotografía combina dos aspectos destacables: la infrecuente ausencia de viendo en el paisaje Fueguino, evidenciado por las aguas calmas en que vadeamos esa tarde, y los exuberantes atardeceres Magallánicos, que parecen durar horas.

Foto Principal del Reportaje

“Franco Lama y una arcoiris trofeo de lago, en pleno otoño”.

blog-patjournal03

El 2011 terminamos la temporada de pesca de truchas pescando ríos y lagos en las cercanías de Coyhaique. En ese viaje tuvimos la extraordinaria suerte y aprovechada oportunidad de pescar grandes truchas de lago, que se lanzaron sin dudar a unas suculentas imitaciones de ninfas de libélula. Franco fue el primero en anotarse y esta trucha fue de las más grandes, pero no por mucho. El promedio de esa tarde fue fenomenal, y quise reflejar esa combinación de éxito y satisfacción en la expresión de Franco con esta trucha.

Foto Interior a Página Completa

“Paul Schulz disfrutando de la excelente pesca en Laguna Verde, en Coyhaique”

blog-patjournal04

Con Paul conocimos esta laguna hace varios años, simplemente en un enfoque de exploración de diferentes puntos de los alrededores de Coyhaique. Esta laguna resultó una tremenda sorpresa. Varios años después, mi buen amigo Paul es un residente de Coyhaique y ha hecho de estas lagunas su segundo hogar. Las innumerables anécdotas de ese lugar parecen conjugarse en esta foto, que destaca el fondo de algas y las aguas cristalinas, con un entorno Patagónico perfecto, que parecen completar la combinación ideal.

_______________________________________

Los invito a ver una versión digital de las primeras páginas de esta edición aquí.





Pescando con Mosca en Chile Central

22 12 2011

Pesca con Mosca en Chile CentralVia Flickr:
Paul concentrado presentando una mosca seca en la cola de un pozón del Río Claro de la Sierra Bellavista.

Cuando aparecen reportajes y en especial fotos de pesca con mosca en Chile, el sur es prácticamente omnipresente. Su interminable diversidad de destinos, posibilidades, alternativas, sabores, etc. hacen que sea siempre tan evidente asociar esta apasionante actividad, con el intenso verde austral.

Pero confieso un profundo lazo con la Zona Central de Chile. Habiendo crecido y vivido aquí toda mi vida, y aún pasando muchas semanas al año recorriendo los exuberantes rincones Patagónicos, algo me atrae de Chile Central, más que las palabras.

Cada vez que recorro uno de los numerosos pequeños ríos, que escalón a escalón, se llevan las aguas de la alta cordillera al valle central, siento que estoy en casa.

Mientras estoy sentado al computador, escribiendo estas líneas, puedo sentir, e incluso oler, ese característico olor de las aguas Cordilleranas bajando ruidosamente por un corte serpenteante entre las montañas.

Esas mismas aguas que alojan pequeñas, pero hermosas truchas, que aun siendo especies foráneas, introducidas hace más de un siglo, en mi concepción de estos ríos son parte integral y fundamental.

En estos mismos ríos, en que he compartido aventuras y anécdotas con algunos de mis mejores amigos, es donde – me imagino – muchos de los lectores también han vivido experiencias inolvidables.

Esta foto es de una de esas ocasiones, quizás no hace tanto tiempo. Aparece mi amigo Paul, concentrado en seguir el derive libre de una mosca seca presentada en la sección final de un largo pozón. El río, obviamente se llama “Claro”, como tantos otros que recorren nuestra geografía. Pero a la vez, obviando lo común de su nombre, tiene su propia personalidad.





El Hatch de la Tarde / Evening Hatch

25 11 2011

¿Qué diantres es un “hatch”?

Para los mosqueros, el término inglés “hatch” resulta familiar, al igual que su traducción al castellano: “eclosión”. Para el resto, les cuento: Una eclosión o hatch es el proceso en el cual un insecto cambia de estadio, es decir, pasa de ninfa a adulto o de larva a otro. El clásico caso es el de la mariposa que se envuelve en un capullo para salir como una hermoso insecto alado.

En el contexto de los insectos con desarrollo acuático, la eclosión implica movimientos masivos de insectos, que se desplazan por el agua en grandes números. Ya sea que salen del fondo y suben a la superficie, o nadan por el agua para acercarse a la orilla, es éste el momento en que se encuentran más vulnerables y abundantes para ser engullidos por los peces. Por supuesto, los peces, en este caso, las truchas, lo tienen clarísimo, por lo que aprovechan estas instancias para alimentarse intensamente.

Reitero, los mosqueros conocemos este concepto y lo hemos aprovechado para tener mejores condiciones de pesca.

El Hatch de la Tarde

Las eclosiones ocurren en diferentes momentos del día, pero se da en nuestra Patagonia, que gran parte de las eclosiones ocurren cuando la luz comienza a irse. Esa última hora de luz parece gatillar este accionar colectivo de diferentes especies de insectos cada día, que se sincronizan para eclosionar simultáneamente. En mi experiencia, durante los meses de la temporada de pesca, esto ocurre con una frecuencia interesantísima a orillas del Río Baker, donde periódicamente desarrollamos el Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, junto al Patagonia Baker Lodge. De hecho, el hatch es uno de los conceptos que abordamos como parte del curso y de la experiencia de pesca, de modo de perfeccionar las técnicas de selección y presentación de moscas para lograr enfrentar cada eclosión de la mejor manera posible.

Pescador exitoso en el hatch de la tarde del Baker

Pescador exitoso en el hatch al anochecer, en el Río Baker

Fotografiando el Hatch

Pero un desafío paralelo en esta experiencia es lograr fotografiar el hatch. La escena es la siguiente: la luz del sol ya no cae directo, dejando toda la cuenca del río en sombras, y a medida que avanza la hora, aumenta la intensidad de la eclosión, pero disminuye la luz. Fotografiar estos pequeños insectos alados, que no son más grandes que una uña y se mueven incesantemente, con la luz en disminución, hace que intentar capturarlos con una cámara simple y en automático, sea un ejercicio destinado al fracaso.

Lograr obtener una foto de este proceso es el verdadero desafío fotográfico, pero dado que ya me he enfrentado a él en varias ocasiones, les comparto mi fórmula de éxito, acompañando, por supuesto, una foto que ejemplifica este resultado.

Eclosión de Mayflies en el Baker

Eclosión de Mayflies en el Baker

La Fotografía

La luz ya es poca. A la vez, se necesita capturar los insectos en vuelo, lo cual implica una velocidad de obturación relativamente rápida. A su vez, siendo insectos tan pequeños, elegí una profundidad de campo tal que permitió distinguirlos del fondo fuera de foco. Finalmente, para componer, elegí un fondo distinguible, pero suficientemente opaco y uniforme, para evitar confundir estos insectos.

  • ISO 800, 1/150seg, f/5.6. Subir la sensibilidad (ISO) fue clave para lograr congelar la imagen de los insectos, a la vez que configuré la cámara para una máxima reducción de ruido.
  • 200mm, a mano alzada.




Pesca con Mosca en Blanco y Negro II parte

9 02 2011

Complementando la primera selección de fotos de pesca con mosca en Blanco y Negro, esta segunda selección continúa esta idea con nuevas imágenes, que nuevamente salen de fotos originalmente capturadas en color y traspasadas a blanco y negro en un editor de imágenes.

La elección de imágenes adecuadas para ser pasadas a blanco y negro se basa en la calidad del contraste. Al eliminar el color de las imágenes, el cual puede ser incluso parte de la composición, cada fotografía queda intensificada en los contrastes de luminosidad. Estas imágenes en particular fueron hechas durante los días del Workshop de Noviembre 2010, en el cual se visitaron destinos como el Río Baker en su curso superior, el Río Cochrane, muy cerca de su nacimiento en el Lago del mismo nombre, y finalmente en las orillas del magnífico Lago Bertrand.

Ver Publicación Completa en el Sitio del Workshop

Pesca con mosca en blanco y negro

Ver Publicación Completa en el Sitio del Workshop





Pesca con Mosca en Blanco y Negro

3 01 2011

Siendo un fotógrafo nacido en la era de la película diapositiva a color, fueron pocas las veces en las cuales me aventuré a crear fotografías en blanco y negro, pero sin excepción, fueron ocasiones en que disfruté mucho varios de los resultados.

Hoy en día, gracias a la fotografía digital, crear una colección de fotografías en blanco y negro es tan fácil como procesarlas en un par de minutos, siempre y cuando las imágenes tengan las características de contraste de tonalidad (y no de color), adecuadas. Leyendo a algunos fotógrafos de la escuela en blanco y negro, reiteradamente me encuentro con la declaración de que “es necesario aprender a mirar en blanco y negro”. No se trata de imaginar la fotografía resultante en blanco y negro, sino que a aprender a reconocer el tono de los objetos que observamos. El tono se refiere a la cantidad de luz que reflejan los objetos y no al color. Esto mismo me tocó revisarlo nuevamente en uno de los libros del gran fotógrafo Freeman Patterson, en el cual habla de que la Tonalidad es uno de los bloques fundacionales de la composición.

Siguiendo esta idea, quise armar este ensayo fotográfico de imágenes de la edición de Noviembre 2010 del Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, realizado en Río Baker. Espero que lo disfruten.

Cerro Castillo, Región de Aysén

Imagen de Cerro Castillo, Región de Aysén
En el primer día del workshop, viajando desde Coyhaique hasta el Patagonia Baker Lodge, no encontramos en el Valle del Río Ibáñez con la vista al imponente macizo de Cerro Castillo, afortunadamente despejado, pero rodeado de nubes amenazantes. Una combinación ideal y dramática.

 

Pescador y guía en una de las islas del Río Baker

Pescador y guía en una de las islas del Río Baker
Luego de pasar nuestra primera noche en el Lodge, salimos en grupo a pescar a las islas del Río Baker que están justo frente al lodge. Aquí tuvimos la oportunidad de contar con el apoyo entusiasta y experto de los guías.

 

Trucha Arcoiris del Río Baker

Trucha Arcoiris del Río Baker
Es imposible no subir la adrenalina cuando se ven esas truchas del Baker subir hasta la superficie en aguas prácticamente cristalinas.

 

Peleando una trucha en Lago Bertrand

Peleando una trucha en Lago Bertrand
La pesca en el Lago Bertrand se hace mayormente desde el bote, pero siempre cerca de las orillas, lo que en ocasiones permite al pescador bajarse y pelear a una energizada marrón.

 

Arcoiris en plena pelea

Arcoiris en plena pelea
Las truchas arcoiris que se encuentran casi en todos los cuerpos de la Patagonia son un ejemplo de genética, totalmente adaptadas a este hábitat desconocido, pero que les ha dado las condiciones ideales para desarrollarse perfectamente.

 

Flotando el Río Baker

Flotando el Río Baker
Mi primera visita al Río Baker sólo me permitió pescarlo de orilla. Pero el poder recorrerlo (flotarlo) en una embarcación ofrece una dimensión tremendamente diferente, lo cual pudimos aprovechar prácticamente todos los días del Workshop.

 

Atardecer en las islas del Río Baker

Atardecer en las islas del Río Baker
Confieso que en más de una década de constantes visitas a este hermoso río Patagónico, nunca me canso de admirar el increíble escenario que ofrece en sus primeros kilómetros. Una de las vistas que más me gusta es ésta, desde una de las islas, mirando hacia el Norte, hacia el Cordón Contreras.

 

Trucha Arcoiris del Río Baker

Trucha Arcoiris del Río Baker
Si recuerdo bien, ésta fue la primera trucha capturada dentro del desarrollo del Workshop. Fue Billy, posiblemente el más entusiasta de todo el grupo, quien se encontró peleando con esta formidable trucha Arcoiris macho, apenas poco más de una hora después de llegar al Lodge, en la misma tarde del Lunes, comenzando el Workshop.

 

Navegando por Lago Chico, Cochrane

Navegando por Lago Chico, Cochrane
El día que visitamos el Río Cochrane fue un día agotador, pero muy disfrutado. Esto fue coronado por un placentero y excelente viaje en bote por el llamado Lago Chico, dentro de la Reserva Nacional Tamango, que nos permitió volver desde las correntadas del Río Cochrane Alto, hasta donde nos esperaba el auto, literalmente al final del camino.

 

Trucha Marrón o Fario del Baker

Trucha Marrón o Fario del Baker
Dejé esta hermosa trucha para el final, coincidiendo con la última trucha que fotografié en el día final del Workshop. Una marrón que le dio una pelea colosal a Felipe, pero que igual finalmente fue “embolsada” por el guía, momento en el cual aproveché de retratarla en condiciones de poca luz, por lo que su brillo natural resultó más dramático.

 





Creando una fotografía en terreno

2 12 2010

Soy de la generación de fotógrafos que se inició utilizando película. Mi elección fundamental en esos años, Fuji, particularmente Velvia y Provia. Esa experiencia inicial me permitió reconocer la vital necesidad de lograr capturar las fotografías bien y no depender de posibles arreglos en Photoshop. Esta filosofía la sigo aplicando, incluso habiendo adoptado la fotografía digital hace ya 6 años.

En el reciente Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía realizado en la zona de Río Baker me dio una oportunidad de mezclar una serie de elementos para lograr una fotografía que pude visualizar mucho antes de hacerla.

Visualizando la Fotografía

Llevo varios años haciendo fotos de pesca y de paisajes en este trecho de no más de 500 metros del Río Baker. Me encanta. Siempre logra inspirarme y sorprenderme. Y esta ocasión no fue la excepción. Este final de jornada nos encontró al terminar la semana del Workshop. Justo frente al Patagonia Baker Lodge, estas islas de piedras ofrecen parte de la pesca más técnica y entretenida del río.

Luego de un buen rato de pesca, me armé con el trípode y la cámara, sabiendo que quedaban las horas finales de iluminación directa de este valle. Las montañas comenzaría de a poco a tomar ese tono naranjo y el cielo se iría oscureciendo lentamente. Livio, nuestro incansable y excelente guía, vio la oportunidad de pedirme la caña y probar por su cuenta. Sin duda, estos recodos del Baker son difíciles de resistir.

Me ubiqué de forma de incluir al guía en el recuadro y también darle protagonismo a las cumbres del Cordón Contreras, en el fondo. En esta siguiente foto me preocupe de utilizar un telefoto mediano (85mm) para lograr acercar esas llamativas montañas a la figura del pescador solitario en medio del río. Aprovechando la firmeza del trípode, pude bajar la velocidad a 1/15 seg, con ISO 200, de modo de lograr una foto lo más pulcra posible.

Pescador rodeado por el mágico entorno del Valle de Río Baker - Foto RodrigoSandoval.com

IS0 200, 1/15seg, 85mm en F18. Una combinación que me permitió lograr una profundidad de campo amplia (F18) para mantener todo enfocado y a la vez un leve toque de suavidad en las movidas aguas del río.

Pero ese fue el momento en que visualicé una alternativa aún más llamativa. ¿Qué tal si armaba una fotografía en la cual se incluyeran los mismos elementos: el río, el pescador, las montañas … pero con aguas totalmente suavizadas? Me gustaba la idea mientras la iba pensando y me bastó una fracción de segundo para tener una idea mental de lo que quería lograr con esa foto.

Preparando la Fotografía

Hasta el momento, Livio, el guía, había seguido su propio ritmo, totalmente ajeno a mi proceso fotográfico, pero para esta idea tendría que pedirle algo cooperación como modelo.

Cámara armada para la fotografía del pescador en el Río Baker al atardecer.

Cámara armada para la fotografía del pescador en el Río Baker al atardecer. Un detalle interesante del efecto del filtro GND se aprecia al comparar la escena capturada en esta foto, con la escena capturada en el visor LCD de la cámara, ya que en este último se logra apreciar el color perfecto de las montañas, cosa que no se logra en esta fotografía al natural, precisamente por la gran diferencia de luz entre las partes de la escena. Esta fotografía la tomé con mi cámara pocket waterproof, cuando tomé la foto que se ve arriba.

El primer desafío era lograr suavizar las aguas. Esta idea ya la había enfrentado varias veces, una de ellas hace algunos meses en el Lago Conguillío, y tenía una idea bastante clara y certera de la técnica y equipo que requería para lograrla. El grado de dificultad nuevo era tener que armar todo esto en medio del río, con una corriente que si bien no era tremenda, igualmente amenazaba con tumbar la cámara y el trípode si cometía el error de no afirmarla bien en el fondo de rocas.

Lograr suavizar el agua implica disminuir la velocidad de obturación, acercándome a un segundo. 1/15 de segundo, como en la foto anterior, no era suficiente para lograr el efecto y difícilmente podría procesar la foto en el computador para lograr un efecto creíble. La alternativa era evidente: lograr disminuir la luz de modo que requiriera al menos 1/2 segundo de exposición, y ojalá más. Para ello, tengo dos filtros que son una tremenda herramienta.

1. Un filtro GND hard-edge

También hablé de este filtro hace un tiempo en mi blog, y dado que ya estaba utilizando el filtro para compensar la diferencia de luz entre las montañas del fondo y el valle del río en primer plano, este filtro ya estaba considerado y así lo mantuve.

2. Un filtro de Densidad Neutra

Este filtro es muy simple: oscurece la escena en 2 stops. Es un filtro sin color, gris podría decirse, que no altera los colores de la escena, pero que simplemente bloquea parte de la luz que entra por el lente. Al sumar este filtro al GND 3stops hard-edge, gracias al porta filtro de Serie P, de Cokin, logré disminuir notoriamente la luz. A eso le sume bajar la sensibilidad de la cámara a ISO 100.

Teniendo todo esto armado, vino la decisión de composición. ¿Cómo armar esta nueva fotografía?

Decidí cambiar de enfoque y en lugar de buscar balancear entre el pescador, el río y las montañas, decidí darle mucho mayor protagonismo al río y al pescador, aún incluyendo las montañas en el fondo. Esto implicó inmediatamente un cambio en el zoom, bajando desde 85 a 18 mm.

Cuando se usa un angular, y aún más cuando se quiere dejar más protagónico al pescador, hay que acercarse. Mucho. Así que me moví con cámara y trípode con mucho cuidado, caminando por el río y evitando a toda costa un tropiezo.

También le avisé a Livio que le pediría quedarse quieto. “Cuando te diga 1, 2, 3 … es ‘momia es’, ¿estamos?”.

Armé la composición y medí la luz con las nuevas condiciones de exposición en la cámara. Tiempo de exposición requerido: 0.62 segundos. ¡Excelente! El agua saldría suavizada, tal como quería.

Haciendo la Fotografía

Paso final: apretar el obturador. ¿Suena fácil? No tanto. Si bien había preparado varios aspectos de la foto, aún me faltaban pequeños detalles que fui afinando con las primeras tres o cuatro fotos de prueba. Primero, al acercarme al pescador, el filtro GND hard-edge alcanzaba a oscurecer su cabeza, por lo que tuve que reposicionarme para evitar ese efecto, pero finalmente el mejor cambio fue pedirle al pescador que se agachara levemente para la foto.

La primera de esas fotos finales que hice salió muy bien, con un pequeño detalle. Dado el tiempo de exposición y la caña calzando en la misma línea de la dirección del agua, terminó por desaparecer. Es decir, el pescador estaba en posición acechadora, pero no tenía más que un mango de caña en la mano.

Cambio de ángulo y cuando el modelo se enderezó levemente acercándose a la cámara, aproveché de sumar el flash de relleno de la cámara.

El nuevo intentó logró lo que esperaba.

Pescador en el Río Baker al final del día

Pescador en el Río Baker al final del día. 0.62 seg en F22. 18 mm y trípode.