Carpinterito y Photoshop

27 07 2010

Hace unas semanas anduve recorriendo un sector precordillerano de Santiago en busca de oportunidades fotográficas. En pleno invierno, las aves no están en su mayor abundancia, por lo que cualquier ejemplar dispuesto a cooperar es muy bienvenido. Esa mañana, el viento fue el ausente, lo cual me ayudó a aguzar el oído e ir ubicando diferentes aves en mi recorrido. A media mañana, el golpeteo de un carpintero en un árbol se hizo evidente. Dado que la cantidad de árboles con troncos o ramas lo suficientemente gruesos para lograr la resonancia del golpeteo eran pocos, me fue relativamente fácil ubicar a este hermoso Carpinterito (Venilornis lignarius).

Foto de un Carpinterito (Picoides lignarius).

Esta foto, sin procesamiento digital, logra mostrar el Carpinterito en toda su expresión, aunque lamentablemente el ave se encuentra mirando lejos de la cámara. Una foto de perfil directo o de frente son las alternativas ideales para la fotografía de aves. Por otro lado, la cantidad de pequeñas ramas que distraen en esta fotografía, así como algunos otros detalles menores, invitan a un procesamiento digital.

Lograr fotografiarlo en un retrato más íntimo no resultó tan fácil. Siendo muy tímidos, es común que el ave se vaya moviendo constántemente, tratando de continuar su golpeteo por el lado contrario de la rama, lo que finalmente se traduce en que es relativamente difícil tenerlo lo suficientemente quieto y enfocado para poder hacer una foto adecuada. Manejar el fondo, evitar las ramas inmediatas, se vuelve un desafío casi titánico cuando se sabe que en cualquier momento se supera la tolerancia del carpintero y éste se echará a volar.

Esta vez no fue la excepción y sólo me regaló un par de minutos antes de echarse a volar, lapso en el cual se movió entre ramas y me costó mucho lograr tenerlo en foco. Finalmente, luego de unos 10 disparos, de los cuales sólo 3 lograron producir fotos con el ave en foco, apenas 1 de ellas mostró al carpinterito en cuerpo completo. Aún así, no es una foto excelente, ni menos, perfecta, pero fue la mejor que he logrado de esta pequeña ave. Esta única foto sin procesar se ve a aquí arriba.

Procesamiento Digital de la Foto

La foto original presenta varias distracciones y posibles defectos, muy fáciles de corregir con photoshop, que fue lo que hice. Aquí una lista de las correcciones:

  •  Rotación de unos 15 grados a la derecha, para enderezar un poco la figura del ave. La foto fue tomada desde más abajo, lo que provocó la sensación de ave inclinada.
  • Recorte a formato vertical, de modo de acentuar que el sujeto, el ave ahora más derecha, es el centro de la fotografía.
  • Eliminación de ramas fuera de foco que qudaron dentro del recorte.
  • Eliminación de pequeñas ramas que se asoman por abajo de la rama de apoyo del ave y sobre la caeza de ésta también.
  • Corrección de iluminación (niveles) y aumento de la intensidad de colores en un 9%.

A continuación, el resultado de este procesamiento digital.

Un Carpinterito macho fotografiado en la precordillera de Santiago, Chile
Carpinterito Macho (Veniliornis lignarius), fotografiado en la precordillera de Santiago de Chile, y procesado con Photoshop para eliminar elementos distractores de la composición.

 Datos de la fotografía:

  • Fecha: 10 Junio 2010, 10:02 AM
  • Cámara Nikon D90, Lente 75-300, ocupado en 300 mm.
  • Obturación: f/8 – 1/400 seg
  • ISO 200
  • Sin trípode.

¿Qué le falta a la foto?

Sigue sin ser una excelente foto de esta ave. A mi juicio personal, las falencias que esta fotografía se concentran en tres elementos. Primero, la posición del ave con respecto a la cámara: hubiese sido ideal que el ave estuviese totalmente de lado, o bien mirando levemente la cámara. Por el contrario, el ave mira hacia otro punto.

Segundo, la luz es muy dura. Siendo media mañana, el sol iluminaba con intensidad y eso provoca inmediatamente diversas pequeñas sombras, como la garra trasera de su pata izquierda, la parte inferior del cuerpo y las plumas de la nuca, que aparecen totalmente en negro. Dada la distancia, la luminosidad de estas partes podría haberse resuelto con un flash de relleno, pero por el apuro en lograr una primera foto (que terminó siendo casi la única buena), no abrí el flash de la cámara.

Tercero, a pesar de mis precauciones, le falta foco y precisión al ave completa. Es cosa de ver las plumas. Ya sea porque no logré enfocar el ave a la perfección, o porque el ave, al estar ubicada en ángulo hacia la cámara, no logra un foco preciso en todo su cuerpo, o finalmente, porque al ser una foto sin trípode, derechamente incluí algo de movimiento al apretar el disparador.

Podría haber sido mejor. Ojalá la próxima oportunidad el ave me dé algo más de tiempo para ubicarme con comodidad y una posición en que me permita ubicar el trípode para poder disparar con mayor tranquilidad. Por ahora, nada que quejarme respecto a la experiencia, fue muy entretenida de todoas maneras y siempre alegra el día encontrarse con un Carpinterito.