Doble HDR

4 12 2011

Hace un tiempo ya toqué el tema de las técnicas para manejar alto rango dinámico de exposición en fotografía, incluso mencionando en otras varias ocasiones mi histórica preferencia de usar filtros GND para balancear los extremos luminosos de una escena.

Sin ánimo de volverme técnico – nuevamente – en esta ocasión, prefiero simplemente compartir una escena que presencié en las afueras de Talca, en plena Primavera 2011, en que se conjugaron a la perfección las hermosas flores del campo, algunas nubes precisamente ubicadas en el horizonte, y la última hora de sol de aquel día.

Las primeras mediciones de luz, en que incluí el sol en el fondo y las flores, ya sin sol, en primer plano, evidenciaron que la diferencia de luminosidad haría imposible captar todo en una sola toma.

Entonces, rápidamente agregué mi favorito filtro GND 3-stop hard-edge, modelo Galen Rowell y fabricado por Singh-Ray (GND o en este caso: “HDR 1″). Con este filtro ya logré equiparar un poco más el gran rango de luces de estos extremos, pero aún parecía demasiado.

Pradera en el Maule al atardecer

Así que recurrí a la segunda herramienta obvia: exposiciones en bracketing con 2-stops de separación de exposición (HDR 2), para luego juntarlas en el computador por medio de un proceso de mapeo de tonos (tone-mapping). En simple: GND + HDR. Sumando estas dos técnicas, logré un tremendo resultado que recién pude ver terminado al estar en el computador.

Hice varias composiciones, pero ésta es una de las que más me gustó, porque además capturé el contorno de las flores iluminadas por el sol en el fondo.

Pradera en el Maule al Atardecer

Viendo alguna forma de complementar este resultado, además de cambiar el formato de la composición, de una foto horizontal, a una vertical, hice nuevas pruebas. La primera, con el mismo tipo de exposición que la anterior en formato horizontal. Pero luego intenté algo distinto, aprovechando que las nubes cambiaban su filtro sobre el sol en la medida que éste se iba poniendo. Decidí agregar un flash de relleno para levantar las flores de primero plano.

Pradera en el Maule al atardecer

Pradera en el Maule al atardecer. Fotografía lograda con tres tomas en diferente exposición y combinadas con software HDR. Además, filtro GND 3-stops hard-edge y trípode.

Pradera en el Maule al atardecer

Pradera en el Maule al atardecer. Imagen lograda con filtros GND 3-stops hard-edge, y además con flash de relleno.

¿Conclusión? Bueno, finalmente me quedo con la sensación clara de que hay ocasiones en que el HDR de computador resulta un complemento perfecto a técnicas con filtros y flash para lograr exposiciones balanceadas con escenas de alto rango de iluminación y que siempre vale la pena probar algunas alternativas diferentes en el mismo lugar, para luego decidir cuál logró la mejor rendición de las reales sensaciones del momento.





Dos imágenes HDR en la costa

17 02 2011

Una visita de hace un par de meses a la costa de la V Región de Chile, me planteó una serie de desafíos de luz que fui resolviendo con diferentes técnicas, entre las cuales volví a recurrir a la alternativa HDR en software. Esta idea se basa en capturar diferentes versiones de una misma escena, cambiando la luminosidad de ésta en cada versión. Cierta parte de la escena quedará mejor expuesta en una de las versiones, mientras que otras serán mejor capturadas por las otras versiones. En fotografías de paisajes, esto típicamente ocurre al combinar el cielo iluminado a pleno día, con áreas que están en sombras o son más oscuras por definición.

Fue así que me encontré con estas dos situaciones que presento a continuación, insistiendo especialmente en que el resultado “no parece HDR” como incluso llegó a apreciar un amigo fotógrafo cuando se las mostré. El no parecer HDR se interpreta como que el resultado quedó tan natural como el ojo humano lo aprecia en la realidad y es precisamente el objetivo perseguido por esta técnica.

Cactus entre las Rocas, Isla Seca, Zapallar

Cactus en Isla Seca de Zapallar, Región de Valparaíso, Chile

Cuando caminaba entre las rocas, me encontré con este pequeño ramo de cactus, cuyo color quise capturar. Pero a la vez, incluir el entorno completo implicaba lidiar con la sombra en la que se encontraban, con el resto del paisaje costero, totalmente iluminado por el sol. Preparé la cámara en auto-bracketing, con tres exposiciones separadas por dos stops de luminosidad. Es decir, una situación bastante extrema, pero que al combinar en el computador logró justamente reflejar la escena que yo mismo me había encontrado en este rincón de la costa.

Datos fotografía

  • Tres exposiciones, con dos stops de diferencia en tiempo de exposición entre c/u: 1/50 seg, 1/13seg, 1/3 seg.
  • F18, ISO 250, 18mm, trípode.

Algas Marinas en Playa Las Cujas, Cachagua

Playa Las Cujas, Cachagua, Región de Valparaíso, Chile

Apenas unos kilómetros al sur de Zapallar, la playa Las Cujas marca el límite norte del balneario de Cachagua. Es una playa más bien chica, poco conocida y rara vez sobrepoblada. Pero hermosa. Rodeada de roqueríos, con aguas calmas y transparentes.

Mi primera visita a la playa fue en Noviembre pasado y entrando me maravillé con las arenas blancas y su mar esmeralda. Casi como una postal cliché.

Pero aparte de las típicas fotos de playa, busqué hacer una foto diferente, que pudiese mostrar otro ángulo representativo, pero poco recurrido. Con esta idea en mente, me encontré con un montón de algas marinas en una orilla y me concentré en composiciones que destacaran las algas en primer plano, pero a la vez mostraran el resto del entorno. El problema apareció en las primeras tomas, cuando resultó evidente que para lograr equilibrar la luz difusa de ese momento en las blancas arenas, tendría que sacrificar la correcta exposición de las algas. Salieron oscuras en todas las tomas, lo cual me motivó a probar nuevamente la técnica HDR. Así, configuré la cámara para un bracketing de tres exposiciones con 1.3 stops de diferencia entre cada una y luego armé la imagen combinada con Photomatix.

Datos fotografía

  • Tres exposiciones, con 1.3 stops de diferencia en tiempo de exposición entre c/u: 1/100 seg, 1/40seg, 1/15 seg.
  • F16, ISO 200, 18mm, trípode.




Pesca con Mosca en Blanco y Negro

3 01 2011

Siendo un fotógrafo nacido en la era de la película diapositiva a color, fueron pocas las veces en las cuales me aventuré a crear fotografías en blanco y negro, pero sin excepción, fueron ocasiones en que disfruté mucho varios de los resultados.

Hoy en día, gracias a la fotografía digital, crear una colección de fotografías en blanco y negro es tan fácil como procesarlas en un par de minutos, siempre y cuando las imágenes tengan las características de contraste de tonalidad (y no de color), adecuadas. Leyendo a algunos fotógrafos de la escuela en blanco y negro, reiteradamente me encuentro con la declaración de que “es necesario aprender a mirar en blanco y negro”. No se trata de imaginar la fotografía resultante en blanco y negro, sino que a aprender a reconocer el tono de los objetos que observamos. El tono se refiere a la cantidad de luz que reflejan los objetos y no al color. Esto mismo me tocó revisarlo nuevamente en uno de los libros del gran fotógrafo Freeman Patterson, en el cual habla de que la Tonalidad es uno de los bloques fundacionales de la composición.

Siguiendo esta idea, quise armar este ensayo fotográfico de imágenes de la edición de Noviembre 2010 del Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, realizado en Río Baker. Espero que lo disfruten.

Cerro Castillo, Región de Aysén

Imagen de Cerro Castillo, Región de Aysén
En el primer día del workshop, viajando desde Coyhaique hasta el Patagonia Baker Lodge, no encontramos en el Valle del Río Ibáñez con la vista al imponente macizo de Cerro Castillo, afortunadamente despejado, pero rodeado de nubes amenazantes. Una combinación ideal y dramática.

 

Pescador y guía en una de las islas del Río Baker

Pescador y guía en una de las islas del Río Baker
Luego de pasar nuestra primera noche en el Lodge, salimos en grupo a pescar a las islas del Río Baker que están justo frente al lodge. Aquí tuvimos la oportunidad de contar con el apoyo entusiasta y experto de los guías.

 

Trucha Arcoiris del Río Baker

Trucha Arcoiris del Río Baker
Es imposible no subir la adrenalina cuando se ven esas truchas del Baker subir hasta la superficie en aguas prácticamente cristalinas.

 

Peleando una trucha en Lago Bertrand

Peleando una trucha en Lago Bertrand
La pesca en el Lago Bertrand se hace mayormente desde el bote, pero siempre cerca de las orillas, lo que en ocasiones permite al pescador bajarse y pelear a una energizada marrón.

 

Arcoiris en plena pelea

Arcoiris en plena pelea
Las truchas arcoiris que se encuentran casi en todos los cuerpos de la Patagonia son un ejemplo de genética, totalmente adaptadas a este hábitat desconocido, pero que les ha dado las condiciones ideales para desarrollarse perfectamente.

 

Flotando el Río Baker

Flotando el Río Baker
Mi primera visita al Río Baker sólo me permitió pescarlo de orilla. Pero el poder recorrerlo (flotarlo) en una embarcación ofrece una dimensión tremendamente diferente, lo cual pudimos aprovechar prácticamente todos los días del Workshop.

 

Atardecer en las islas del Río Baker

Atardecer en las islas del Río Baker
Confieso que en más de una década de constantes visitas a este hermoso río Patagónico, nunca me canso de admirar el increíble escenario que ofrece en sus primeros kilómetros. Una de las vistas que más me gusta es ésta, desde una de las islas, mirando hacia el Norte, hacia el Cordón Contreras.

 

Trucha Arcoiris del Río Baker

Trucha Arcoiris del Río Baker
Si recuerdo bien, ésta fue la primera trucha capturada dentro del desarrollo del Workshop. Fue Billy, posiblemente el más entusiasta de todo el grupo, quien se encontró peleando con esta formidable trucha Arcoiris macho, apenas poco más de una hora después de llegar al Lodge, en la misma tarde del Lunes, comenzando el Workshop.

 

Navegando por Lago Chico, Cochrane

Navegando por Lago Chico, Cochrane
El día que visitamos el Río Cochrane fue un día agotador, pero muy disfrutado. Esto fue coronado por un placentero y excelente viaje en bote por el llamado Lago Chico, dentro de la Reserva Nacional Tamango, que nos permitió volver desde las correntadas del Río Cochrane Alto, hasta donde nos esperaba el auto, literalmente al final del camino.

 

Trucha Marrón o Fario del Baker

Trucha Marrón o Fario del Baker
Dejé esta hermosa trucha para el final, coincidiendo con la última trucha que fotografié en el día final del Workshop. Una marrón que le dio una pelea colosal a Felipe, pero que igual finalmente fue “embolsada” por el guía, momento en el cual aproveché de retratarla en condiciones de poca luz, por lo que su brillo natural resultó más dramático.

 





HDR en el Siglo XXI

15 06 2010

Desde el comienzo de la fotografía, un factor constante ha sido la búsqueda de la exposición ideal para una escena. Si bien, la calificación de “ideal” puede estar afecta a factores subjetivos, el hecho innegable es que los medios de captura fotográfica, tanto la película como el sensor digital, son más limitados que el ojo humano para capturar el amplio rango de luminosidad de una escena.  

Es decir, a diferencia del ojo humano, que es capaz de detectar simultáneamente detalle en partes con sombra y otras con mucha luz, los medios artificiales tienen un rango menor. Es decir, las partes que están a la sombra se van rápidamente a un negro total, tanto en película, como en las cámaras digitales, mientras que las partes con mucha luz, quedan en blanco total.  

Para un fotógrafo, capturar el detalle y colores de los diferentes elementos incluidos en la composición se vuelve un desafío en este tipo de condiciones extremas de luminosidad.  

Por esta razón, hace varias décadas se han desarrollado diferentes técnicas y herramientas para resolver esta latitud limitada de luminosidad. Este concepto, en forma general, se puede denominar “manejo de un alto rango dinámico” de luminosidad, o HDR, por sus siglas en inglés, aún cuando este término es popularmente asociado al procesamiento digital de herramientas de software modernas, tal como las menciono más adelante.  

A mi modo de ver, las técnicas de manejo del rango de luminosidad se pueden clasificar en dos grupos: en la captura y en el procesamiento digital.  

HDR en la Captura

Cuando no se contaba con herramientas de procesamiento digital, prácticamente las únicas alternativas se centraban en la obtención de la fotografía, manejando el rango de luminosidad por medio de diversas técnicas. Para simplificar la idea, mencionaré dos solamente.  

La primera es simple, utilizar el flash de relleno para iluminar partes de la escena en sombras. Esto funciona a la perfección, incluso en luz de día, ya que el flash sólo agrega luz a las partes en sombra, sin alterar la luminosidad de las partes ya afectadas por la luz del sol. La limitación del flash de relleno es que sólo alcanza a iluminar hasta una distancia de 3 a 5 metros.  

La segunda es más sofisticada, pero ha sido una de mis técnicas preferidas durante los últimos años y reconozco en el desaparecido y famosísimo fotógrafo de aventura, Galen Rowell, una fuente de motivación y aprendizaje en el uso de los filtros Neutros Graduados (GND – Graduated Neutral Density filters), que incluso ya mencioné en una nota anterior. Esta técnica es muy efectiva, logra resultados realmente increíbles, pero tiene la limitación obvia de depender de la organización de los elementos en la escena, que deben hacerse calzar con la línea de división del filtro, aunque éste ofrezca cierta flexibilidad de posición en el lente.  

Personalmente sigo utilizando estas dos alternativas con bastante frecuencia, ya que siempre prefiero tener la foto bien expuesta desde el comienzo, antes de pasarla al computador. Mientras menos trabajo de post-procesamiento sea necesario, mucho mejor.  

Utilización de filtros neutros graduados (GND) para compensar iluminación de alto rango (HDR)

Esta fotografía tomada al final de un día de verano en la expresiva Laguna Captrén, en el Parque Nacional Conguillío, presentó un desafío ideal para utilizar un filtro neutro graduado y capturar el rango extremo de luz.

Pero en ocasiones, la alternativa computacional ofrece posibilidades adicionales, como menciono a continuación.  

HDR en Procesamiento Digital

Hay dos vías de aprovechar las ventajas del software de procesamiento de imágenes, ambas consideran la combinación de dos o más fotografías. En suma, las dos buscan lo mismo: combinar las partes adecuadamente iluminadas de dos o más versiones de la misma escena tomadas con diferente exposición.  

Una primera alternativa es realizar este proceso en forma manual, recortando las partes correctamente iluminadas en cada versión para pegarlas juntas de la mejor manera posible en una versión final. Personalmente no puedo dar más detalles de esta técnica, ya que no he recurrido a ella… en realidad nunca, pero al menos es la alternativa que se mencionaba con cierta intensidad hace algunos años, en los comienzos de la era digital.  

La segunda alternativa y es en la que me concentro en esta nota, es el uso de la ahora más conocida herramienta HDR disponible en algunos de los productos de software más recientes. En suma, esta técnica consiste en tomar los detalles de diferentes versiones de exposición sobre la misma escena, conjugando colores y detalles según aparezcan mejor en las diferentes fotografías individuales. Este proceso es automático y requiere de al menos dos fotografías de la misma escena (misma composición y ángulo) en diferentes exposiciones, cada una de ellas exponiendo una parte de la escena con la luz adecuada.  

Una escena de montaña capturada en dos tomas de diferentes exposición, procesadas como HDR

Esta fotografía del Cerro Provincia fue lograda gracias a sólo dos fotografías individuales con diferente exposición, con 1.5 stops de diferencia y luego procesada como HDR por medio de software.

¿Qué características deben tener las fotografías para lograr un buen resultado HDR?

Yo soy un ferviente defensor de la idea de que antes de que un software haga magia, lo cual en realidad no ocurre, siempre se debe comenzar por hacer una buena fotografía y luego poder mejorarla en el computador. Por ello, aún teniendo en mente el uso de software para crear una imagen HDR, se debe considerar la forma de tomar las fotografías para esta composición, ya que no cualquier software ni conjunto de fotografías logran el efecto final.  

  1. Tomar las fotos (al menos dos, idealmente tres) con diferentes exposiciones. La exposición elegida debe permitir que cada toma logre la luz ideal en una parte de la escena. No se requiere que sean exposiciones radicalmente diferentes. El cambio de exposición entre fotografías conviene centrarlo en la velocidad y no en el diafragma, ya que así, las fotografías mantienen la misma profundidad de campo. A veces un stop de diferencia es suficiente, pero en mi caso, he tenido que exponer tres tomas, cada una con dos stops de diferencia, como se ve en el siguiente set de 3 fotos. En este caso, una escena de pre-cordillera de zona central de Chile, destacando la imagen de un roca contrastando con un cielo cuyas nubes le dan más expresividad a la escena. Se ven las tres fotos que componen el restulado final en HDR, con sus respectivos datos de exposición.Generación de foto HDR a partir de tres imágenes de diferente exposición 

       

     

  2. Tomar las fotos con el mismo encuadre. Puede parecer obvio, pero vale la pena hacer el alcance, ya que hay ciertas sutilezas en este concepto. Primero, es obvio que la toma será de la misma escena para poder realizar la combinación de exposiciones. Pero además, he visto que hay herramientas software que tienen ciertas limitaciones, como fue mi primer experimento utilizando Photoshop Elements 8.0, ya que requiere de un proceso manual para lograr el alineamiento de las fotos individuales. Podrán ver en la siguiente foto grande (Av. Kennedy HDR), un recuadro ampliado en la esquina superior derecha, que muestra que no se logró un alineamiento perfecto en el edificio ni con la montaña del fondo por la vía automática utilizando esta herramienta. Esta limitación no ocurrió cuando utilicé Photomatix Pro 3.2, al menos al utilizar las opciones y configuraciones directamente disponibles. Por lo tanto, la recomendación definitiva es utilizar un trípode cuando se tenga a mano, o bien un apoyo muy sólido cuando se tomen las fotos a mano (como fue este caso), ya que aún cuando el software puede lograr alinear las diferentes imágenes, mientras menos diferencia, mejor.

    Combinación de tres fotos de diferente exposición para producir una imagen HDR

    Imagen resultante de procesamiento HDR de tres fotografías diferentes, mostrando además dos defectos producidos por limitaciones del software al encontrar movimiento en los objetos de la foto y/o fotos desalineadas por un pequeño margen

  3. Tomar las fotos en el mismo instante, o con mínima diferencia de tiempo entre las fotos. Puede haber detalles sutiles como movimiento en los objetos o movimiento en el fondo. En la fotografía anterior, de la autopista, se alcanzan a percibir unos autos que avanzan entre toma y toma. Si bien, Photomatix cuenta con una opción para minimizar el efecto, de todos modos fue imposible evitar del todo el efecto fantasma (ghosting) en la foto. Lo mismo ocurrió en la foto del Hotel Hyatt, de Santiago, en la cual las nubes del cielo se ven superpuestas, precisamente porque las fotos individuales fueron tomadas con un lapso de diferencia que permitió el traslado de las nubes.
    ¿Entonces, cuál sería la mejor manera de disminuir el lapso entre tomas individual? Muy simple: usar bracketing (horquillado), definiendo el rango entre cada foto (cuántos stops de diferencia) y disparar partiendo por una exposición “media”, que buscar balancear todo.
  4. Evitar el Hiper-realismo. Hace poco encontré un artículo que mencionaba el hiper-realismo de las fotos HDR, para lo cual no pude más que estar de acuerdo. Llevo más de un año viendo diferentes ejemplos de fotos HDR y en muchos casos me parece que el efecto escapa a lo que el ojo puede ver. No olvidemos que el propósito original de las herramientas HDR en general es lograr que el medio fotográfico logre una escena equivalente a lo que ve el ojo humano. Ir más allá, intensificando colores y tonalidades en forma artificial, como en el caso de la foto HDR de Av. Kennedy, más arriba, me parece una exageración. Esto se puede resolver en forma muy simple con una corrección de intensidad de colores en el post-procesamiento digital.
  5.  

Sin duda, la alternativa de utilizar software para generar fotos HDR compuestas de dos o más tomas individuales abre un universo de posibilidades que recientemente comencé a explorar. En esta exploración me he ido encontrando diferentes limitaciones de estas herramientas, que finalmente evidencian de que no existe mejor fotografía que la que se capturó bien desde un comienzo. Gran parte de las limitaciones se resuelven en forma muy simple: un trípode y bracketing, ya sea de dos o de tres fotos.Imagen resultante de tres fotos individuales procesadas en HDR 

Resultado final de tres tomas en diferente exposición para lograr una imagen combinada por software HDR

Paisaje de pre-cordillera zona central de Chile. El resultado de tres imágenes con diferente velocidad de obturación, luego de su procesamiento HDR

Los invito a probar y conocer esta técnica.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 299 seguidores